Medirte correctamente el pulso podría ayudarte a prevenir un ictus

En España se producen cada año cerca de 130.000 ictus y un 15% de ellos está provocado por la fibrilación auricular, la arritmia más frecuente. El simple gesto de controlar el pulso periódicamente a partir de los 40 años, haciéndolo diariamente a partir de los 60, permitiría detectar precozmente este tipo de eventos cardiovasculares, y podría reducir el riesgo de padecer un ictus si el paciente se somete al tratamiento adecuado.

La forma más habitual de tomarte el pulso es:

1. Sentarte en una zona tranquila.

2. Identificar el lugar donde notes mejor tu pulso al presionar ligeramente con dos o tres dedos: en el interior de la muñeca, en el interior del codo o en la parte anterior y lateral del cuello.

3. Observar si los latidos son regulares o irregulares.

4. Medir tus pulsaciones, es decir, el número de pulsos por minuto: cuenta los latidos durante 30 segundos y multiplica el resultado por 2.

Es importante realizar este procedimiento una vez al día, independientemente de si tu pulso ha sido regular en todas tus mediciones.

Recommend
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • LinkedIN
  • Pinterest
Share
Tagged in